Lo que tiene que evitar la gente es comprar cosas en cantidades voraces. Cada familia sabe cómo funciona su casa, pero hay que evaluar cada cuándo va al supermercado típicamente a abastecerse de algo, por ejemplo.

Probablemente no estás gastando dinero en transporte, en restaurantes, salidas a cines, espectáculos y eventos deportivos. Quizá has postergado la compra de un auto, las vacaciones y muchos otros gastos que habitualmente realizas en tu vida normal.

Aunque se trata de una especie de «ahorro obligado» en el caso de quienes se quedan en casa, hay muchas personas que han aumentado su consumo online, por eso es mejor tener cuidado con usar demasiado la tarjeta, porque hay incertidumbre sobre cuántas personas pueden terminar perdiendo el empleo debido a esta crisis.

En estos meses todavía hay operaciones normales es un momento ideal para sentarse con la familia y armar un menú y una lista de artículos atendiendo las necesidades personales y nutrimentales de cada persona.

El punto es hacer las compras con calma y que no se rompa el tipo de consumo que siempre se tiene en casa.

Un aspecto que hay que cuidar también es no caer en la tentación de comprar productos que no tenemos la certeza de cuándo usaremos. Este es el caso de comprar boletos aéreos a precios extremadamente baratos, ya que puede sonar como una gran oportunidad.

Pero no sabemos por cuánto tiempo la pandemia puede afectar a la región ni cuánto durarán las restricciones al tráfico aéreo. Ni siquiera sabemos si algunas aerolíneas van a quebrar debido a la escasez de demanda de pasajes. Y como estamos hablando de cuidar el dinero, si te alcanzó la fiebre de las compras de pánico, pregúntate si realmente necesitas lo que estás acaparando.

Así que la recomendación es hacer las compras con planeación y por medio de herramientas que puedan disminuir el riesgo de contagio, además de aprovechar plataformas que puedan ofrecernos algunas ventajas por utilizarlas.

*Fuente: Entrepreneur, bbc.