La lista de deportistas de élite que han asegurado una o varias partes de su cuerpo es larga. Por ejemplo, las piernas de Cristiano Ronaldo, están tasadas en 100 millones de euros, mientras que David Beckham, tiene su cuerpo asegurado por 150 millones. Las manos de Casillas, los pulgares de Fernando Alonso o los brazos de Anna Kournikova también tienen primas millonarias.

En esta ‘Champions League‘ de los seguros se contratan pólizas a la carta y las cifras que se manejan son tan elevadas que solo están al alcance de las grandes multinacionales del rubro. Las que pueden formar parte de este lucrativo negocio comparten riesgos en el mercado Lloyd’s de Londres, que presume de cubrir los riesgos más difíciles, atrevidos y raros del mundo, y cuya oferta para el sector del deporte profesional es casi infinita.

Cristiano o Beckham son solo dos nombres de la larga lista de deportistas de élite que han asegurado alguna o varias partes de su cuerpo. 

Cada deportista tiene un seguro personalizado que se elabora en función del riesgo que implica el deporte que practica, su edad, el nivel de ingresos que genera o su historial médico. A partir de estas variables se calcula una prima que va del 0,7% al 4% de sus retribuciones. Este último tramo del 4% sería para deportistas de modalidades con un riesgo elevado, como por ejemplo, los pilotos de Fórmula 1. En el caso de los deportes de contacto, como el boxeo, las artes marciales mixtas o el rugby, los deportistas firman primas de entre el 2% y el 3%, mientras que en baloncesto o tenis el porcentaje ronda el 1%. Lo mismo sucede con el fútbol, un deporte considerado de bajo riesgo en el que las primas suelen ser también del 1%. Este tipo de seguros son individuales y el deportista los contrata a título personal.

Clubes y equipos también suelen disponer de un seguro de protección de contrato para sus profesionales, a los que se garantiza el cobro su ficha en caso de lesión. Como contrapartida, las entidades deportivas pueden contratar una póliza que cubra las pérdidas que supondría para el equipo la baja de alguno de sus jugadores, como ha sucedido recientemente con Zlatan Ibrahimovic.

«Todo se puede asegurar y el valor de lo que se asegura depende del riesgo implícito que tenga», explica Javier Huergo, responsable de aseguramiento de la firma Watch&Act. Si hablamos de las piernas del futbolista portugués, «las aseguradoras que forman parte del ‘pool’ evalúan las probabilidades que hay de que Cristiano se quede inválido y establecen una prima de 100 millones de euros. Esa cifra se calcula en función de una serie de variables, tales como el número de partidos que disputará el futbolista, su historial de lesiones o el tipo de coches que conduce», explica Huergo. Una vez fijada la prima, «cada aseguradora se queda con una participación y se hace cargo de un tramo de la indemnización que tendrían que pagar en el caso de que el futbolista sufriera un accidente», matiza.

¿Qué te parece? ¿Te imaginabas estas cifras?

 

*Fuente: Expansión.