En la universidad la mayoría de los estudiantes aprenden sobre conceptos matemáticos, sobre geografía, biología y geometría, pero muy poco sobre intereses, impuestos, deuda, ahorro y, en general, muy poco sobre temas de finanzas personales.

A pesar de su importancia, la mayoría de las escuelas no tienen en sus programas temas que preparen a los estudiantes para manejar sus finanzas de manera adecuada cuando llegue el momento de hacerlo, por eso te hemos preparado 5 lecciones financieras que no aprenderás en la universidad. ¡Acompáñanos a conocerlas!

1.- Gasta menos dinero del que ganas. Este concepto puede sonar obvio, pero hay muchas personas que incurren en demasiada deuda mes a mes y gastan más de lo que reciben.
Establecer un presupuesto mensual y llevar un control de sus gastos puede ayudarte a mejorar en este aspecto, pues con estas dos herramientas podrás llevar un control de su dinero y evitar endeudarse.

2.- Manejo de la deuda durante y después de la universidad. Esto comienza desde casa. Habla con tus hijos sobre qué es el endeudamiento y establezcan un plan para préstamos estudiantiles y cualquier otro gasto. Enséñales las implicaciones negativas que les traería la deuda en un futuro sobre su ahorro e inversiones.

3.- Existen otras fuentes de ingresos. Mientras crecemos, muchos tenemos la idea en la cabeza de que la única forma de ser «exitosos» y de generar ingresos es trabajando para una compañía 8 horas diarias los 7 días de la semana.

De hecho, por lo general se piensa que el único camino al éxito es estudiar, obtener un título universitario, conseguir trabajo en una empresa que pague bien y subir en la escalera corporativa. Lo cierto es que, cuando se trata de alcanzar la libertad financiera o de generar capital, existen otros caminos, como el emprendimiento, o la inversión.

4.- Prepárate para la vida fuera del hogar. Dentro del núcleo familiar se obtiene comodidad, seguridad y financiamiento, pero es importante que una vez terminada la educación, estés preparad@ para dar el paso hacia afuera. A medida que te vuelvas más independiente, se crea una estabilidad que ayuda a confiar en tu comportamiento financiero, lo que hace más fácil la transición fuera del hogar.

5.- Invierte tu dinero cuanto antes. Cuando inviertes tu dinero en activos u otros productos financieros, tienes la capacidad de obtener grandes ganancias a largo plazo, aprovechando las tasas de interés compuestas.

Si bien el ahorro es importante, este siempre debe ir de la mano de la inversión, de lo contrario, corre el riesgo de perder parte de su dinero debido a la inflación, o al aumento sostenido de los precios año a año. Así, entre más rápido empiece a invertir, más dinero puede generar a largo plazo.

*Fuente: Forbes, Semana.